Todos queremos ser libres. Buscamos quitarnos las ataduras. Deseamos tranquilidad. Sin embargo, la libertad sin dirección no es muy útil. Es como un tren sin rieles. Es libre pero no tiene a donde ir. Lo que necesitamos es libertad con propósito.

Libertad dirigida a un fin, a una meta, a alcanzar algo. Creemos que nos falta libertad, cuando en realidad lo que nos falta es propósito. Si quieres ser libre, busca un propósito para tu vida y trabaja apasionadamente hacia ese propósito.

La libertad se encuentra cuando tu vida tiene sentido, rumbo y metas por las que estas trabajando cada día. Ese sentido de opresión que tenemos, es el estar haciendo el propósito de otros en vez del nuestro. El que estemos subiendo escaleras en el edificio equivocado y al llegar al piso no saber por qué estamos ahí. Es tú decisión en que enfocas tu vida, tu tiempo y tu esfuerzo. Eres libre de escoger. Selecciona lo que te gusta. Muchos hemos llegado donde estamos hoy por casualidad; sin propósito. Las circunstancias de la vida nos dejaron en esa orilla del mar y aquí estamos viviendo; día tras día como zombies sin rumbo. Pero eso no significa que no puedes tomar un rumbo de tu elección hoy.

A veces lo mismo pasa en tu club. Llegas a la sesión por costumbre y no con propósito. Cuanto más efectiva es una sesión con propósito que una de hábito. Quizá llevas años sin presentar un proyecto, haz uno esta semana. Quizá no has tomado la dirección de temas improvisados en este semestre, hazlo hoy. Quizá no has evaluado un proyecto en meses, pide hacerlo. Quizá nunca has levantado la voz al inicio de los temas improvisados, grita en la próxima.

Decide hoy terminar ese manual o ese grado educativo. Inicia con tu HPL. Traza la meta para terminar ese DTM. El primero, segundo, tercero o décimo, no importa cual, solo importa que a cada sesión llegues con la meta clara.

Ponle un destino a tu velero Toastmasters y navega hacia el. Ese sentimiento de libertad cuando estas dirigiendo tu barco a un puerto de tú elección es la libertad verdadera. El puerto no es importante. Lo importante es que sea al que tú quieres llegar. El mundo entero está a tú disposición, pero sin rumbo eres prisionero de la vida.

Les deseo un día de libertad. Icen las velas y tracen una ruta al puerto de sus sueños.

Ricardo Rodriguez

Ricardo Rodriguez, ACS, ALS.

Coordinador de MKT | Distrito 34
2016-2017.