“Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder.” Jack Welch

Cuando entramos en una organización como Toastmasters International, lo primero que deseamos es conseguir el mayor éxito en todo lo que la organización nos presenta. Deseamos cuanto antes ser los primeros comunicadores y líderes competentes, luego buscamos un certificado avanzado, posteriormente otro, así es adivinaste… después de eso querremos otro.

Empezamos a ocupar cargos y el DTM es cada vez menos un sueño, hasta que finalmente se convierte en una realidad. Como aquella fecha navideña que tanto esperamos cuando éramos niños. Sin embargo, en algún momento de introspección te habrás preguntado ¿qué sigue después de eso? O incluso más importante, ¿qué debe surgir en ti durante ese camino de aprendizaje para convertirte en un verdadero líder?

Lo cierto es que, en medio del trajín de nuestras metas como Toastmasters, se nos olvida lo más importante: ser líderes. No me refiero al liderazgo que aparece en un diploma, puesto que asumo que ese ya lo tienes o estás en el proceso. Me refiero al liderazgo que hace falta afuera del club, aquel que no se certifica, que no suma puntos para el Programa de Club Distinguido y por el cual no va a llegarle una carta a tu jefe. Hablo de ese liderazgo que realmente te habrá de convertir, con el paso de los años, en una persona de prestigio. Aquí es cuando nos referimos entonces al Líder de Tiempo de Completo (LTC).

Un LTC es una abreviación de éxito que jamás aparecerá a un lado de tu nombre cuando te presenten en una capacitación o en un club al que asistas en otro estado o país, pero es algo que hará que todas las personas que te conozcan quieran formar parte de nuestra organización. Un LTC es alguien que inspira, que motiva a cambiar las cosas y a seguir aprendiendo. No espera a que un proyecto le indique que debe promover su club con una campaña de relaciones públicas, su vida entera es una campaña. No se conforma con lo que ya existe, siente el hambre por revolucionar todo su entorno y volverlo un mejor lugar.

¿Cómo se logra esto? Siendo un ejemplo a seguir, con una vida congruente entre lo que contienen nuestros manuales, lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos. Para ser de tiempo completo, no debes solo creer que el liderazgo es bueno, debes vivirlo. Ser líder en todos los ámbitos en los que te desenvuelves: en tu trabajo, con tu familia, con tu grupo de amigos, en las verdaderas ocasiones especiales que nos presenta la vida. El manual de un LTC es su vida misma y sus proyectos son todos los retos que debe vencer. Tal vez suene difícil, pero estoy seguro de que puedes lograrlo.

Hoy te invito a ser ese Líder de Tiempo Completo que necesita nuestra organización y más importante aún, ese líder que necesita el mundo. Sé ese modelo de inspiración que se convierta en una lluvia de líderes que transformen nuestra sociedad y nuestro entorno.

Mantengamos viva aquella máxima del Premio Nobel de la Paz Albert Schweitzer: ¡Ejemplo es liderazgo!

Angel Torruco

Ángel Torruco González, ACS y ALB

Club oradores de élite